Hacia la final de la XX Competencia de debate Miguel Velázquez Rivera

DSC_0339

Autora: Melanie Rivera Pérez – Editora Auxiliar de la Revista Jurídica

Durante veinte años consecutivos, la Competencia intramural de debate Miguel Velázquez Rivera que –organizada por la Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico–, ha sido un foro imprescindible para el desarrollo de la argumentación jurídica en la cual decenas de estudiantes de Derecho han perfeccionado las destrezas que requiere todo abogado y abogada litigante.

El distinguido panel de jueces estuvo compuesto por el honorable Félix Figueroa Cabán, la profesora Glenda Labadie Jackson, el profesor Juan Hernández López de Victoria y el profesor José Luis Nieto Mingo, quienes se dieron cita el pasado viernes, 28 de febrero de 2014 a las 7:00 p.m. para evaluar a las y los competidores de la XX Competencia intramural.

Las y los estudiantes Alfonso J. Cuesta, Edgar Villanueva, Jean René Santiago, María Cristina de la Vega, María Isabel Santiago y Orlando Santiago argumentaron a favor o en contra –según le haya correspondido– sobre la siguiente controversia jurídica: ¿Supone la doctrina contractual rebus sic stantibus una intromisión indebida de los tribunales en la libertad contractual de las partes?

La estructura de la competencia consistió de tres rondas en las cuales dos estudiantes –por ronda– tuvieron tres turnos para presentar su argumentación, refutación y conclusión,  pasando luego a la faceta de las preguntas del panel. En esta, los jueces hicieron dos preguntas a cada participante quienes tuvieron dos minutos por pregunta para responder.

Tras la deliberación, el honorable Figueroa Cabán anunció que Alfonso J. Cuestas Camuñas y María Isabel Santiago Ramos compondrán el equipo que representará a la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (Escuela de Derecho) en la competencia final. Dicha final será celebrada el viernes, 4 de abril de 2014 a las 7:00 p.m. en el salón L-2 de la Escuela de Derecho. Asimismo, el panel felicitó a cada estudiante por su participación y exhortó a cada estudiante a continuar participando en debates como este, ya que la argumentación oral es una “destreza adquirida”, puntualizó el licenciado Hernández López de Victoria.

Finalmente, el panel de jueces hizo una exposición de consejos generales fundamentales para presentar una argumentación atinada y eficiente. A continuación cinco consejos valiosos para realizar una buena argumentación jurídica.

Derecho comparado

“Hay que tener cuidado . . . con hacer referencia a doctrinas de otras jurisdicciones cuando hay principios en nuestro ordenamiento que podrían atender esa situación. A modo de derecho comparado es aceptado.” –profesora Glenda Labadie Jackson

Maximizar los turnos

“[E]s más inteligente o efectivo . . . guardar [lo]s mejores argumentos para el punto de conclusión . . . . [Hay que] tener una línea de cierra -lo que los buenos comediantes le llaman el punch line- en esa conclusión que nos deje (a los jueces) con una impresión que no se nos olvide su argumento. Así que era importante utilizar los turnos y planificar[los] . . . en términos de la presentación”. –profesor Hernández López de Victoria

Tomar 2 segundos antes de contestar

Los turnos de contestar las preguntas nuestras (de los jueces) son turnos bien importantes porque son los que realmente demuestran si . . . maneja bien el tema o no lo maneja bien. ¿Por qué? Porque tiene que responder de la nada a retos que pueden ser buenos o malos . . . . [P]arte del proceso . . . en esa contestación es tomarse dos segundos para pensarlo y no tratar de ripostar rápidamente”. –profesor Hernández López de Victoria

Consecuencias lógicas del argumento

“Ver cómo usted lleva ese argumento que está presentando hasta sus últimas consecuencias . . . es útil porque le demuestra al tribunal que usted maneja y ha pensado las consecuencias lógicas de llevar su argumento hasta las últimas consecuencias”. –profesor Nieto Mingo

Anticipar la conducta del tribunal

El criterio que un tribunal de apelaciones utiliza como norma para celebrar una vista oral –que en nuestro ordenamiento es la excepción– es la deficiencia o incógnita que no surja del expediente. [Por lo tanto,] hay que preguntarse qué es lo que los jueces necesitan para resolver a mi favor. No hay espacio para retórica. Tienen que tener en mente qué hace falta”. –honorable Figueroa Cabán

 

download_pdf